Tu cuerpo podría estar intoxicado

June 28, 2018

 

Hay muchos factores externos e internos como la contaminación, los medicamentos, los alimentos procesados, el tabaquismo, el alcoholismo, el café, e incluso la radiación que contribuyen a la intoxicación de nuestro cuerpo incrementando la posibilidad de padecer enfermedades.

 

Las toxinas, son proteínas o lipopolisacáridos que una vez asimiladas por el organismo lo afectan. Si bien es cierto que la mayoría de los alimentos las contienen, el incremento de estas se presenta cuando utilizamos ciertas fuentes de calor para su preparación.

 

Todas estas toxinas son depuradas por el hígado, el cual asimila estas proteínas o lipopolisacáridos para convertirlos en sustancias simples solubles en agua, permitiendo así su eliminación.

 

Este órgano trabaja todo el día filtrando la sangre para remover las toxinas y células que el cuerpo no necesita, pero esto no quiere decir que, a pesar de ser un órgano excreto, el exceso de toxinas no perjudique su funcionamiento. Si bien este tiene la capacidad de limpiarse todos los días, la sobrecarga altera su función.

 

Aquí te dejamos estos indicadores que te ayudarán a saber cómo está tu cuerpo:

  • Mal aliento. Provocado por exceso de toxinas, bacterias o bien que el hígado y el colon tiene problemas para eliminar las toxinas.

  • Cambio de color en la orina y las heces. Si bien se puede deber a una infección urinaria o intestinal, también es una clave para detectar algún problema hepático. Asimismo, un hígado enfermo puede provocar que las heces sean más pálidas o incluso negras.

  • Diarrea. Se puede deber a múltiples afecciones, pero cuando se produce de forma continua y sin razón aparente, puede ser que tu hígado este intoxicado.

  • Sensación de cansancio. Si el hígado debe trabajar a marchar forzadas por culpa de las toxinas, disminuirá la capacidad para limpiar tu sangre dificultando la correcta oxigenación de las células, perjudicando el rendimiento físico y mental.

  • Retención de líquidos. Este síntoma es más común en las personas con enfermedades renales, aún así puede ser indicio de alguna dificultad hepática.

  • Piel amarrilla. Conocido como ictericia, esta es n resultado de acumulación de una sustancia llamada bilirrubina, pigmento de la bilis. La bilis se produce en el hígado y es importante para el proceso digestivo, cuando el hígado tiene dificultades para filtrar las toxinas de la sangre, la bilirrubina se acumula en el torrente sanguíneo y provoca esta alteración en la piel.

  • Estreñimiento. Este malestar puede causar auto intoxicación debido a que existe un contacto prolongado de las heces con la mucosa intestinal, provocando el crecimiento bacteriano y la producción de toxinas.

Consejos para evitar las toxinas en tu cuerpo

 

  • Evita los alimentos procesados y chatarras y evita lo más posible consumir alimentos preparados con alguna fuente de calor. Procura consumir alimentos naturales: frutas, verduras, leguminosas, etc..

  • Toma agua antes y durante la comida. Si la consumes al final, el agua cambiará el PH del proceso digestivo. Espera por lo menos 1 hora después de consumir alimentos para tomar agua.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Entradas destacadas

Joven de nuevo con Jouvé

May 26, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags